Orar diciendo

“Señor no soy digno de que entres bajo mi techo, solamente dí la palabra y mi criado sanará” (Mateo 8:8)

Desgraciadamente la iglesia sufre la influencia de la sociedad que le rodea. Estas influencias externas hacen que la vida cristiana no sea lo efectiva que debería ser.

La oración como parte de la vida cristiana también sufre la influencia del mundo exterior que le rodea, y cuando esto ocurre pierde eficacia.

El orientalismo se ha introducido en nuestra cultura y ha desplazado en muchos aspectos las formas de ser y pensar que la biblia nos indica. Es por esto que para muchos la oración ha venido a ser un silencio continuado.

Hemos de volver a la palabra para saber exactamente como hay que orar, y en la palabra de Dios vemos que sus siervos oran hablando en voz alta.

1.- Jesús en Getsemaní oró en voz alta y los apóstoles pudieron escribir esta oración en los evangélios

2.- En I Samuel 1:12-14 Elí piensa que Ana estaba borracha porque oraba en voz baja (solo movía los labios) “Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por Ebria ¿Porque? Porque esa no era la costumbre de orar, todos en el templo oraban en voz alta, al orar Ana en voz baja le produjo tal sorpresa a Elí que pensó que esta borracha.

3.- “Di la palabra” Jesús respaldó esto . Y dijo que lo que este hombre decía estaba bien. El pueblo de Dios tiene que aprender a “decir la palabra” igual que Jesús.

Dios quiere que hablemos y repitamos lo que Dios dice en su palabra.

4.- (Deut 6:6-9) “Y estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu corazón y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino y al acostarte y cuando te levantes

– Hemos de proclamar la palabra de Dios. La repetición es para que la palabra se nos quede mejor. Repite la palabra en voz alta y estarás orando.

5.- Dios cree en las repeticiones.-por eso hay 4 evangelios de una sola persona (Jesús), por eso hay un libro que se llama “repetición de la ley” (Deuteronomio), Jesús decía “de cierto de cierto os digo” esto en hebreo es “Amen, Amen”

– Dios no está contra las repeticiones, Dios está en contra de las “vanasrepeticiones”, es decir repetir sin sentido, pero no está en contra de repetir.

6.- La repetición, la proclamación de la palabra tiene poder.- te cambia, –(Josué 1:8) “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, entonces harás prosperar tu camino

¿Como medita?: Sin apartar de tu boca este libro !Proclamando!

La palabra meditar en latín es meditare que significa “hablarle al medio”En hebreo la palabra meditar es la misma que se usa para rumiar , porque eso es lo que Dios quiere que se haga con su palabra.

En sentido oriental meditar es pensar, en sentido judio es hablar. Las meditaciones judias eran habladas. La oración ha de ser hablada.

7.- (Salmo 103:5) “sacia de bien tu boca”. Esto no es que llena nuestra boca de comida rica, sino que nuestra boca será llena de bien, de su palabra, diremos cosas buenas

8.- (Mateo 12:36) “De toda palabra ociosa se dará cuenta en el dia deljuicio”. Se mezcla palabra y juicio, porque las palabras tienen poder legal y fiscal (te pueden condenar).

9.- (Salmo 8:2) “De la boca de los niños y de los que maman, fundaste la fortaleza” Las fortalezas se edifician con lo que las bocas de gente humilde como niños proclaman

Hagamos oraciones en voz alta, repitamos la palabra de Dios, hablemosle al medio determinando con el poder de la palabra, y veremos la gloria de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad