4 actitudes ante la autoridad

“Cuando Saúl volvió de perseguir a los filisteos le dieron aviso, diciendo: He aquí David está en el desierto de En-gadi. Y tomando Saul tres mil hombres escogidos de todo Israel, fue en busca de David y de sus hombres, por las cumbres de los peñascos de las cabras monteses. Y cuando llegó a un redil de ovejas en el camino, donde había una cueva, entró Saul en ella para cubrir sus pies; y David y sus hombres estaban sentados en los rincones de la cueva. Entonces los hombres de David le dijeron: He aquí el día de que te dijo Jehová: He aquí que te entrego a tu enemigo en tu mano, y harás con él como te pareciere…”

. (I Samuel 24)

– En este pasaje vemos cuatro personajes: Saul, 3000 hombres escogidos, hombres de David y David.

Cada uno de estos personajes que aparecen se corresponden con actitudes tipo que encontramos en la iglesia ante la autoridad.

1. Saul .- Fue ungido, comenzó a ser un buen rey, pero en un momento no oyó la voz de Dios, desobedeció y Dios le retiró su apoyo.

– Saul era un ungido sin unción. Vivía de la unción del pasado. La unción de ayer no te vale para hoy. Tienes que ver contínuamente que quiere Dios de ti.

El llamamiento no es cosa de un dia, el llamamiento es para cada día. Has de esperar la voz de Dios para actuar.

– No repitas el error de Abraham con Agar, ni el de Saul.

– Que un día Dios te llamó no te da licencia para desobedecer ni para actuar por libre. Estar en autoridad no es una puerta para hacer lo que uno quiere.

– Sé precavido u busca coberturas espirituales para obedecerlas.

Cuando un lider entra en celos y envidias de aquellos que están bajosu autoridad va a tratar a matarlos y va a convertirse en un Saul.

2. 3000 hombres escogidos (V.2).- Eran escogidos, hábiles, diestros para la guerra, pero no tenían discernimiento, estaban en el bando equivocado.

– Tener habilidades no te asegura estar en el lugar correcto.

Saul estaba en desobediencia, había sido rechazado por Dios, Samuel había ungido a David y todavía había 3000 hombres escogidos que le seguían. El número no garantiza la unción.

Eran gente sin discernimiento. Hay gente que sigue a cualquiera a cambio de beneficios sin importar donde está. Esta gente recibía un sueldo de Saul y por eso no se preocupaban de lo espiritual. Hay gente que busca cargos y si no se les da se van a otra iglesia donde se los den.

3. Hombres de David (V.4) .- Ellos tenían discernimiento de la autoridad, seguían al hombre correcto. No les importaba ser fugitivos, ser una iglesia pequeña y perseguida, eran fieles, pero tenían un entendimiento limitado de la autoridad.

– Reconocían la autoridad actual pero despreciaban la autoridad pasada.

“Pero cuando el arcangel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda” (Judas 9)

– Miguel reconocía que Lucifer había sido su autoridad en el pasado y no quiso maldecirlo, sino que se lo dejó a Dios.

– A veces se puede tener discernimiento y no tenerlo completo.

El ciego dijo ” veo a hombres como árboles” , Hay quien golpea a los hermanos porque no los distinge en su totalidad, trata a la gente como si fueran árboles, no discierne exactamente quienes son en realidad.

– Son gente que hoy respetan a un pastor y mañana le pisan. Hoy están con el mejor pastor del mundo y mañana se van a otra iglesia hablando pestes de él.

No permitas que la gente hable mal de otros pastores o líderes.

4. David .- En David podemos ver:

a) Supo estar bajo autoridad.- De Dios y de Samuel

c) Veía en Saul no solo un rey, sino también a un ungido de Dios. Y tocar a un ungido es tocar a Dios

e) Cortó el borde del manto y eso le causó pesar.- El manto representa la unción, cortó lo que a saul le faltaba y David tenía, con todo se lamentó. No necesitas robar unción ni cortarsela a otro, Dios tiene suficiente unción para ti.

Hay quien va con trozos de unción robada, cuando pueden ir con el manto entero.

. La unción que Dios te da no está en competancia con la de otros.

g) Su actitud agradó a Dios y esto hizo que ganase el reconocimiento de Saul.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad