Creer aunque no se tenga lo que se tiene

“Por la fe Abrahan, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin sabe a donde iba. Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida cono en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” (Hebreos 11:8-10)

 

– Abraham tuvo grandes promesas de parte de Dios

1.-“Haré de tí una nación grande” Nosotros reconocemos la gran nación que es Israel, pero Abraham no tuvo un hijo hasta que era de edad avanzada, y fue su único hijo ¿donde está esa gran nación?.

2.-“engrandeceré tu nombre” Todos conocemos de Abraham, Por cualquier lugar del mundo se habla de Abraham y se sabe quien fue, pero mientras él vivió solo fue conocido por la gente que le rodeaba

3.-“serán benditas en ti todas las familias de la tierra” La bendición del padre de la fé, llega a cada familia que cree en el Señor, hemos sido injertados en el olivo, somos parte del pueblo de Dios por la fé.

Fueron promesas reales, que se cumplieron, pero se hicieron realidad mucho tiempo después de que Abraham partiera de este mundo.

La promesa que tenemos aquí es parecida, Dios le promete una tierra, sale de su ciudad buscando esa tierra, llega a ella, mora en ella, pero continua el viaje, porque había hambre, y llega a Egipto. Durante ese paso, vive como extranjero en la tierra que Dios le prometió, y que más tarde tomaría poseción de ella. Dios le promete algo, y no puede disfrutarlo. La fé nos hace soportar los momentos en que no se tiene lo prometido.

– Dios le prometió la tierra, no la tenía, pero creía por la fé. No tenía, pero sabía que iba a tener. Abraham se privó del derecho que le da la promesa y fue extranjero en el lugar prometido. Sería como si el dueño de un banco no puede sacar 50 Euros. Lo tiene todo pero no puede disponer de nada.

– Los cristianos tenemos que pasar muchas veces por situaciones parecidas. Tienes pero no tienes. Posees pero no disfrutas. Dios te promete sanidad, pero aún estás enfermo, Dios te promete prosperidad, pero aún no tienes trabajo. Estás en el Ya, pero todavía no.

– Moisés tenía la promesa de la liberación del pueblo pero tiene que escuchar por 10 veces la negativa de faraón. Tenía la liberación, pero nadie la veía, ni siquiera él. Por fe pudo tener lo que aún no tenía y vivir como si no lo tuviera a pesar de tenerlo.

– Los leprosos “mientras iban fueron limpiados”. Tenían la sanidad, pero tenían la lepra. Jesús les había sanado, pero la carne se les caía. Fue cuando comenzaro a ir, cuando comenzaron a ver la materialización de la sanidad

– La fe te ayuda a creer por encima de lo que tienes. O a crer a pesar de que no tienes.

– La fe hace que puedas ser extranjero en la tierra prometida. No poderte construir casa y vivir en una tienda. ¿pero que ventaja tiene esto? Mucha, porque si sabes esperar, acabará llegándote la bendición.

– La fe crea burladores, son aquellos que te ven sin nada, y sin embargo creyendo a Dios. Esta gente no ve la promesa ni tu fe y se burla.

– Esta fe la tienen los que:

1.- Han oido la voz de Dios.- Abraham lo oyó, cuando Dios le llamó y le dijo que tenía que salir. 2. – Han obedecido al oir la voz.- Abraham salió de una forma obediente como le dijo su Señor. 3. – Se mantienen en esa obediencia .- Dios le continuó dirigiendo y el continuó obedeciendo . 4.- No tienen una fe emocionalista .- Creen sin ver, sin sentir, sin tocar, simplemente saben que si Dios les prometió no les va a fallar, le creen . La fe emocionalista , no es fe, es emoción. 5.-Ven a Dios por encima de lo que ven los ojos.Porque creen que Dios actua desde lo invisible 6 .- Son gente valiente .- No se intimidan , sino que obedecen a pesar de los contra tiempos. 7.- Saben transmitir esa fe a otros.- Su familia le siguió. La fe de Abraham era contagiosa. Tu fe se va a contagiar a los que te rodean aunque haya burladores, porque van a ver tu convicción, te van a ver haciendo altares. Van a ver que tu continuas a pesar de las imposibilidades y eso les va a animar.

– La gente se preguntará ¿Como es que este continua en el evangelio después de 20 años, como es que si yo no soporté 3 años, sin embargo ellos continuan?.

V.10.- Todos los cristianos somos herederos de Abraham por la fe. Tenemos la mira puesta en esta promesa. Pasamos por esta vida sin tener la totalidad de lo que tenemos. Tenemos la promesa de una nueva ciudad, una ciudad con Dios, una cuidad de bendición una ciudad donde Dios nos va a bendecir. Tu eres el heredero de esta ciudad. Tu tienes lugar para vivir en esta ciudad.

Vive sabiendo que vas a heredarle, que vas a dejar de morar en tiendas para tener un palacio. Y no se te olvide que las promesa de Dios no solo son para el más allá, sino también para el más acá. “Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro.” (Gen 13:2) Abraham estuvo como extranjero en la tierra que Dios le prometió, pero recibió la bendición de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad