Creer sin recibir lo prometido

“Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos y creyéndolo y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra” (Hebreos 11:13)

 

Murieron sin haber recibido lo prometido

– Dios le promete una tierra y un gran pueblo a abahem, y sin embargo cuando muere solo tiene un hijo y vive como extranjero en Canaam. Evidentemente no recibió lo prometido. Cualquiera hubiera renegado de Dios, dudado de Dios, pero Abraham estaba hecho de un material distinto. El era el padre de la fe.

– La fe es para aquellos a los que no les importa no recibir lo prometido.

– Al hombre de fe no le importa perder porque sabe que es vencedor. No le importa no tener porque sabe que lo tiene todo.

– La fe tiene, cuando otros piensan que está arruinado.

– La fe nos da conciencia de vencedor. El incrédulo se suicida pero el hombre de fe sabe que Dios está con él.

– Cuando tiene las manos vacías el hombre de fe sabe que en el cielo las va a tener llenas.

– El hombre de fe lucha por cosas invisibles. El no ver no es un freno para el hombre de fe, porque el se sostiene como viendo al invisible y sabe que el invisible no tiene las manos atadas.

– Lo invisible es real paa el hombre de fe, vive con lo invisible, se mueve en el reino de lo invisible y logra cosas grandes en el mundo inmaterial

– Nada puede parar al hombre de fe, ni siquiera la dura realidad, porque él cree en una realidad superior a lo material.

– No lo tenían pero supieron que hacer, e hicieron cuatro cosas:

1.- “Viéndolo de lejos”.- Fe es ver de lejos, mirar más allá. La incredulidad mira al hoy, la necesidad del hoy, y se lamenta, pero la fe mira al futuro glorioso que tiene en Dios.

– La incredulidad mira la semilla, la fe ve en la semilla un gran bosque, que saldrá de esa semilla

– El pesimista ve la botella medio vacia, el optimista medio llena, el hombre de fe la ve llena la botella vacia porque sabe que Dios la va a llenar.

– Es creer que las cosas van a ser según Dios, saber que Dios va a triunfar y ellos con Dios. La gente de fe ve al lejos, no se estancan en la desgracia de hoy, porque saben que al final ellos van a vencer.

– Tienes que ver de lejos las promesas de Dios para ti, tienes que verlo aunque no lo tengas.

– Cuando pases por momentos difíciles, tienes que proyectarte y ver el futuro glorioso que tienes en Dios.

2.- “Creyéndolo”.- Hay está, no lo ves, o si lo ves lo ves de lejos, pero crees que es tuyo. Lo crees, no lo tienes pero lo crees.

– Creer es recibir. Es tenerlo sin poseerlo. Es tener el título de propiedad que aún no firmó el notario.

– Creer es saber que a pesar de todo es tuyo

3.- “Saludándolo”.- Esto tiene que ver contigo. Se saluda a aquellos que se conoce.

– Tu conoces tu destino, sabes quien te llamó. Puedes saludarlo. Puedes saludar lo que te vendrá, porque crees en aquello, y lo conoces, sabes que Dios es fiel y acabarás recibiéndolo.

– Un cristiano es álguien que conoce su futuro, y puede saludarlo. Es triste ver a cristianos tan enrredados en el hoy, que son incapaces de reconocer el futuro glorioso que les espera.

4.- “Confesándolo”.- Ellos confesaban que eran extranjeros, pero recibirian una tierra mejor. Tienes que confesar lo que Dios tiene para ti, lo que ves de lejos, lo que crees. lo que saludas tienes que confesarlo en voz alta (Orar proclamando)

– Muchos no reciben porque no confiesan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad