Pensar según la fe

” Pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.” (Hebreos 11:15)

 

– Lo que piensas determina lo que vas a hacer y ser. El pensamiento suele ser el lugar de batalla donde muchos acaban perdiendo.

– Dios nos dió una mente para que la utilizacemos, igual que nos ha dado un cuerpo para que lo usemos, el problema es que sabemos las cosas que no debemos hacer para no dañar nuestro cuerpo, pero desconocemos que hacer para usar bien nuestra mente.

– Hay una batalla de fe que el cristiano tiene que luchar en su mente. Una batalla decisiva, porque el resultado de esta batalla va a marcar la vida del cristiano. El que vence en la mente será un hombre de fe que conquista, el que pierde en la mente, será un derrotado, que se arrastrará continuamente buscando migajas de bendición que les sobra a otros.

– Quien vence en la mente es un conquistador, el que pierde la batalla de fe de la mente es un conquistado.

– Este pasaje nos da claves para vencer, nos muestra que es pensar según la fe.

1.- “Si hubiesen estado pensando”.- El texto comienza con el condicional “Si”, es decir depende de lo que pienses te ocurrirá lo que se dice luego o no. La mente, los pensamientos determinan los acontecimientos futuros. Los pensamientos condicionan tu vida. Condicionan si vas a ser álguien de éxito o de fracaso..

– Hay quien piensa sin preocuparse de lo que piensan y acaban llegando donde no quieren llegar.

Filipenses 4:8 nos muestra en que debemos pensar “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puero, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Aquí vemos como Dios nos dice claramente hacia que debemos dirigir nuestra mente. si orientamos la mente a otra cosa, desgraciadamente, las consecuencias seran malas para nuestras vidas

– Si hibieran pensado en regresar, hubieran regresado.

– El hombre de fe no piensa en regresar, no piensa en volver, no piensa en perder. Las derrotas para el hombre de fe son lecciones que Dios le permite, para que pueda ganar la batalla final.

– El hombre de fe piensa en avanzar. La mente del hombre de fe es una mente de avanzada. Cree que Dios está con él y nada va a pararle.

– El hombre de fe no piensa en lo antiguo, no quiere volver al mundo. Ha matado sus bueyes y quemado el arado “Y tomó un par de bueyes y los mató, y con el arado de los bueyes coció la carne, y la dio al pueblo para que comiesen. Después se levantó y fue tras Elias, y le servía” (I Reyes 19:21)

– Conquistador que quemó los barcos

– El hombre de fe sabe que lo mejor está en el futuro.

– El hombre de fe tiene un corazón decidido. La incredulidad siempre va a dejar una puerta abierta para regresar a donde estaba antes.

– Todos saben que el hombre de fe es cristiano, él no es un agente secreto del reino de Dios. No tiene nada que ocultar, al revés tiene mucho que mostrar.

– El hombre de fe sabe que Dios está con él, y piensa que su meta es la victoria.

– Es peligroso dejar puertas abiertas porque cuando veas las cosas malas regresarás. No dejes puertas abiertas en el matrimonio, ciérrala y tira la llave. No dejes puertas abiertas en la vida cristiana, cierra la puerta del mundo y tira la llave. Los que dejan puertas abiertas acaban saliendo por esa puerta, porque Dios va a permitir situaciones difíciles en tu vida poco antes de la bendición. Nunca logran nada los que dejan las puertas abiertas.

2.- “Aquella de donde salieron”.- Abraham creyó que era extranjero y peregrino (Hebreos 11:13) El problema es cuando no sabes que eres extranjero, puedes estar de paso y no saberlo.

– El reino de Dios es nuestra patria. Tenemos un reino con un rey (Jesús)

– Cada uno ha salido de una tierra, de un Ur de los caldeos

“de los caldeos” no es tierra de Dios, sino de los caldeos, con mente de caldeo, religión de caldeo, filosofía de caldeo, forma de vida de caldeo, idioma de caldeo.

– Salieron porque no era su lugar, no eran de allí aunque vivían allí. Siempre se sintieron distintos, pero no sabía que hacer , no sabian donde ir, pensaban que aquel era el único lugar.

– Salieron porque a) Dios se lo dijo b) No era su lugar 3)Merecían algo mejor porque buscaban lo mejor.

– Tu destino no es Ur, tu destino es la eternidad gloriosa, es por eso que tu mente y tus metas deben de coincidir con tu destino.

3.“Tenían tiempo de volver”.- El hombre de fe tiene tiempo y oportunidades de volver, pero las rechaza.

– No es que no pueda volver, es que no desea volver, no piensa en el regreso

– Las oportunidades y las ocasiones no son tropiezo para el hombre de fe, el “se me presentó la oportunidad y no lo pude evitar” o el “uno no es de piedra”, etc no son respuestas del hombre de fe (José y la esposa de Potifar)

– Si piensas en el lugar de donde salistes acabarás volviendo porque tiempo hay

– No juegues con la mente, no pienses en incredulidad, piensa en fe, y serás un conquistador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad