La adoración de fe

” Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón” (Hebreos 11:21)

 

– La fe nos lleva a bendecir, lo que hemos visto en Isaac, ahora lo vemos en Jacob.

– Lo que Jacob vió hacer a su padre ahora lo repite él. La fe se hereda, tu puedes hacer que otros hereden tu fe.

– Todo hombre de fe, lo normal, es que haya tenido un encuentro con otro hombre de fe.

– La fe es la herencia de tus hijos, físicos y espirituales.

Jacob bendice y adora.- No se puede maldecir y adorar. Uno no puede estarse quejando, murmurando y criticando y luego adorar

“adoró apoyado sobre el extremo de su bordón”

1) Adoró.- La fe te lleva a adorar. No se puede adorar sin fe, y no se puede tener fe sin adorar.

– Adorar es rendirte a Dios, someterte a Dios, es una entrega total, y eso no puede hacerse sin fe.

– Es preciso creer que esta sumisión va a repercutir en bendición para tu vida.

2) Apoyado.- La adoracíon no se hace sin nada, debe tener un apoyo. El que adora tiene razones fuertes para adorar. El que se somete, el que rinde su corazón sabe lo que hace. Adorar es de gente inteligente, es de gente con fundamento, con un buen apoyo.

3) Extremo.- Uno puede apoyarse en medio de una vara si tiene fuerzas, pero si uno está débil, no puede apoyarse por el medio utilizando la fuerza de su mano, sino que deja recaer todo su peso sobre el extremo.

– Se adora sin fuerzas, no se puede adorar en las propias fuerzas, sino que la adoración viene de la debilidad, de sentirse incapaz y por eso someterse a aquel que si es capaz.

4) Bordón .- La vara representa autoridad. Con la vara se abrió el mar Rojo, manó agua de la roca. La vara se usa para expulsar a los lobos y otras alimañas.

– Todo cristiano tiene que entender que la victoria de Jesus nos hace tener autoridad. Somos gente de autoridad, y cuando adoramos, cuando nos sometemos lo hacemos bajo la autoridad de Jesús.

– Para adorar hay que entender autoridad, en rebelión no se puede adorar. Si no te sometes a las autoridades que Dios te pone, no puedes ser un buen adorador, tienes que estar apoyado en el bordón.

– Un corazón que entiende autoridad es un corazón que adora en fe

– Adora por la fe, en debilidad, apoyado en la autoridad que Jesús te da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad