La bendición de fe (3ª Parte)

” Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras”” (Hebreos 11:20)

“Por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás. Y sucederá cuando te fortalezcas, que descargarás su yugo de tu cerviz.” (Gen 27:40)

– Los descendientes de Esaú fueron los edomitas o idumeos estuvieron sirviendo al pueblo de Israel de forma temporal. En tiempos de Joran, los idumeos se fortalecieron y se quitaron la cervidumbre de Israel, y posteriormente la dinastía idumea llegó a reinar en Palestina hasta la época del emperador Tito (70 después de Cristo), el mismo Herodes el grande era Idumeo.

– De siervo a libre y luego a gobernante de los que le oprimieron. Ese fué el recorrido en la historia del cumplimiento de la profecía dada a Esaú.

En esta profecía hay varias cosas que podemos ver:

1) Esto es un principio universal.- A todos se nos puede aplicar. Aún a Jacob le ocurrió. Jacob tenía que haber sido fortalecido en el lugar en que se debilitó, su desviación fue en su hogar, y en esto colaboró su madre. Hay quien se debilita en su propia casa, quien se debilita en la iglesia.

– Jacob no quería enfrentar situaciones, por eso huyó de su casa cuando se enteró que Esaú le quería matar. Huyó de Labán después de estar sufriendo por más de 14 años, y regresó, ya fuerte, con familia, con ganado. Y antes de llegar, envió regalos a Esaú, entonces Esaú vió que su hermano se había fortalecido y lo aceptó. Levantó el yugo de su cerviz y lo aceptó como a hermano. El yugo del miedo y de huir de situaciones fue levantado del cuello de Jacob.

2) El yugo significa control.- El buey nuevo era puesto con otro experimentado y el yugo que les unía hacía que el primero siguiera el camino del segundo. El yugo controla la voluntad, ya no puedes ir por donde quieres, sino por donde el otro buey te marca. si quieres ir por otro lado, el yugo se te clava en el cuello y te daña.

– El diablo va a querer controlar tu vida, va a tratar de hacerte daño para controlarte “vine a la iglesia y tengo problemas, mejor me voy”

– Cuando el buey soporta la situación y no se desanima, sino que continúa, se fortalece con el trabajo, el cuello se endurece y ya no le duele el yugo. Cuando te fortaleces descargas el yugo de tu cerviz.

3) Uno se fortalece soportando la prueba.- “Ningún arma forjada contra tí prosperará” (Isaias 54:17). Cuando viene la prueba, se produce el callo y se fortalece uno, o sale corriendo y pierde la bendición de fortalecerse. La prueba es el lugar donde uno tiene que fortalecerse. El fuego es lo que hace que salgas más puro si eres oro, o desapareces si eres paja o papel. Y sucederá que cuando te fortalezcas en la prueba descargarás el yugo de tu cerviz

4) Uno se fortalece metiendose en la palabra.- La palabra te alimenta y fortalece “la palabra no vuelve vacía” . Y sucederá que cuando te fortalezcas metiendote en la palabra descargarás el yugo de tu cerviz

5) Uno se fortalece obedeciendo la palabra.- “Fe sin obras es muerta” Leer la palabra y no obedecerla es como leer un libro de cocina y no hacer ninguna receta. Y sucederá que cuando te fortalezcas obedeciendo la palabra descargarás el yugo de tu cerviz.

6) Uno se fortalece cuando decide dejar el yugo.- Hay quienes quieren continuar con su yugo, siguen fumando, pecando, y haciendo lo que el diablo quiere que hagan, y es por eso que son debilitados y no son fortalecido.

– He conocido a muchos que me han dicho, “estoy mal, ora por mi pastor” pero no han querido dejar el pecado y cada día se encuentran peor. Hay cristianos que siempre están bajo esclavitud porque no se fortalecen.

– Pero sucederá que cuando te fortalezcas decidiendo dejar el yugo descargarás el yugo de tu cerviz.

7) Dios está esperando que te fortalezcas para quitar ese yugo.- Dios está desenado verte libre, el quiere liberarte, pero depende de ti, depende de si tu deseas fortalecerte, y tratas de fortalecerte que serás libre o no. No depende de la fuerza de Dios, que es mucha y está toda a tu disposición, sino de la tuya, y tienes que adquirla a la manera de Dios.

8) La vida cristiana es una vida de fuerzas encontradas.- No podemos entender la vida cristiana sin entender la lucha y la pelea. Tienes que romper la pasividad y comenzar a luchar. El yugo está sobre el que no se fortalece. Tienes que entender que estás en una lucha

9) Cada área que no fortaleces acaba teniendo un yugo.-

– Si no diezmas acabarán viniendote problemas económicos, que afectarán tu vida espiritual.

– Si no controlas los pensamientos, acabarán entrando pensamientos que te apretarán el yugo – Si no fortaleces el área de la confianza en Dios vendrá el yugo del miedo

– Si no te fortaleces en la oración y la comunión con Dios tendrás el yugo del desánimo

– Si no te fortaleces en dar a Dios lo mejor, tendrás el yugo de la miseria, etc…

10) Hay un yugo que si debes abrazar.- “Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mi que soy manso y humilde de corazón y hallareis descanso para vuestras almas” Nadie puede fortalecerse sin yugo, pero has de cambiar de yugo. La clave no está de desprenderse del yugo sino en llevar el yugo apropiado, el yugo del Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad