Bajo tres leyes

Venida la mañana, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo entraron en consejo contra Jesús, para entregarle a muerte. 2. Y le llevaron atado, y le entregaron a Poncio Pilatos, el gobernador. 3. Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, 4. diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú! 5. Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó. 6. Los principales sacerdotes, tomando las piezas de plata, dijeron: No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque es precio de sangre. 7. Y después de consultar, compraron con ellas el campo del alfarero, para sepultura de los extranjeros. 8. Por lo cual aquel campo se llama hasta el día de hoy: Campo de sangre. 9. Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel; 10. y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor” (Mateo 27:1-9)

 

Una noche terrible acaba de terminar.

Tras un Getsemaní de sudor de sangre y discípulos dormidos, ocurre un arresto con espadas y palos que finaliza con un beso traidor de Judas. Posteriormente Jesús es llevado ante el concilio, se le juzga, se le tortura con puñetazos, insultos, burlas y escupitajos.

Durante el proceso Pedro lo niega durante tres veces y canta el gallo.

Canta el gallo, últimos momentos antes del amanecer, la terrible noche está para concluir mientras Pedro llora amargamente.

“Venida la mañana” Tras la noche amanece nos dice el versículo 1. En este pasaje aprendemos varias cosas:

1ª ley: Judía.

1.- Tras la noche no siempre se hace de día.- Venida la mañana” No siempre tras la noche se hace de día, aquí amaneció físicamente, pero los que le condenaron seguían en oscuridad.

Pueden haber evidencias de que es de día y personas aún vivir en oscuridad.

La luz del día solo amanece a aquellos que son del día.

Los de la noche siempre vivirán en oscuridad.

“No hay paz dice mi Dios para los impíos” (Isaías 57:21) En la paz buscan guerra y viven en guerra, porque la guerra interior no depende de la paz exterior.

Solo la luz del mundo, Cristo Jesús, hace que el amanecer se haga realidad en nosotros.

 

2.- Hacer legal, lo ilegal.- Lo habían condenado por la noche, pero la ley judía impedía hacer esto, por eso se reúnen de mañana para darle forma oficial y dar legalidad a algo que ser había realizado en la ilegalidad.

Ellos solo querían cumplir sus propósitos, no los de Dios, y para ello acomodaban las normas para que sus voluntades tuvieran éxito.

Las normas no tienen fuerza cuando el corazón del hombre es tramposo.

Por esto Jesús vino a cambiar corazones, no la sociedad, porque los corazones transformados pueden entender la voluntad y la soberanía de Dios.

No es cuestión de normas, normativas y legislaciones, es cuestión de revelación y comunión con Dios.

 

2ª Ley: Romana

Cuando “le entregaron a Poncio Pilatos” (V.2) deja de estar bajo la jurisdicción judía para pasar bajo la legislación del imperio romano.

 

3.- A veces los hijos del mundo entienden las verdades mejor que los hijos del reino.-  Sorprendentemente el legislador romano es más comprensivo que el concilio de ancianos de Israel, y casi lo deja libre, solo las presiones y amenazas de los judíos obliga a Pilatos a condenarle.

Oremos para que podamos entender el corazón de Dios y palpitemos junto con Él, y no ser religiosos que utilizan a Dios para sus intereses.

 

4.- Cualquier decisión pequeña puede tener grandes consecuencias.- “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata” V.3

¿Para qué entregó Judas a Jesús? Cuando ve que lo van a ajusticiar se da cuenta que la cosa ha ido demasiado lejos.

¿No sé que esperaba Judas? Pero lo cierto es que dentro de sus planes no estaba la muerte de Jesús, tal vez que lo encerraran, que le castigaran, cualquier cosa, menos que muriera.

Medita bien lo que haces, porque puedes verte al final tan arrepentido como estuvo Judas.

 

5.- No te fijes en aquellos que te apoyan.- Los que apoyaron a Judas ahora lo desprecian “Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros?” (V.4)

Los judíos que le recompensaron pagándole 30 monedas de plata le contestan: “¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!”

Medita lo que vas a hacer y no te fijes en aquellos que te apoyan.

Lo importante es lo que haces, no la aprobación y el beneplácito de la gente.

Dios nos va a juzgar por nuestras acciones no por el reconocimiento de los demás.

Agrada a Dios, y no te dejes convencer de aquellos a los que tú no le importas.

 

6.- Lo valioso hoy puede dejar de tener valor mañana.- “Y arrojando las piezas de plata en el templo”

Las treinta piezas de plata que atesoró en su bolsa ahora acaba de tirarlas al suelo.

Esos momentos de adulterio que hoy atesoras y buscas, acabaran destrozando tu familia, tu relación con tus hijos, y tu futuro en la iglesia.

No todo lo que se presenta como valioso tiene valor. Aprende a diferenciar con la ayuda de Dios y su palabra.

Corredor de la muerte.- “Si tan solo hubiera…”

 

 

 

 

7.- Gente oportunista.- Cumplían la ley pero no les importaba la verdad “Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!”

Judas les está mostrando su error pensando que de esta manera ellos retrocederían, pero le contestan de esta forma.

No les importaba que se cometiera un asesinato injusto pero si querían cumplir la ley.

Lo único que querían era quitarse de en medio al que les molestaba.

No tenían concepto de justicia, solo querían aprovechar la oportunidad que les brindó Judas.

El mundo está lleno de oportunistas, gente que van a intentar aprovechar las circunstancias que se les presentan para conseguir un beneficio.

Lo políticamente correcto es en realidad lo éticamente incorrecto. No es hacer el bien, es hacer lo que me interesa para quedar bien.

Judas, inocentemente, pensaba que diciéndoles que Jesús era inocente y devolviendo el dinero, los judíos iban a retroceder y dejar en libertad a Jesús.

Pero los judíos pasaban de Judas, entonces él se da cuenta de su torpeza y decide tirar el dinero e ir a suicidarse.

Hay decisiones que a la postre no tienen marcha atrás, cuida mucho lo que haces, no sea que acabes tirando 30 monedas al suelo del templo.

3ª Ley: La de Dios

 

8.- Profecía cumplida.-  “Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las treinta piezas de plata, precio del apreciado, según precio puesto por los hijos de Israel; 10. y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor” (V.9-10)

Siempre estuvo bajo la ley de Dios, estas profecías que se cumplieron en él, indican que en realidad las otras leyes no tenían poder contra Él.

Una aparente oscuridad de sufrimiento y muerte, que en realidad es una profecía cumplida.

Lo que para la gente era oscuridad, pasarlo tan mal, para Jesús era luz, porque estaba cumpliendo la ley escrita del Padre.

Tanto los judíos como los romanos estaban tan despistados que no sabían que eran protagonistas del plan eterno de Dios.

La ceguera espiritual cierra los ojos a la verdad de Dios.

La oscuridad aparente de las circunstancias tal vez sea la realización del plan de Dios sobre tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad