“Sobre mí pusiste tu mano”

Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. 2. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos. 3. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. 4. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. 5. Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. 6. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí;
Alto es, no lo puedo comprender” (Salmo 139:1-6)

 

Este salmo nos habla del trato de Dios con aquellos que le sirven, veamos algunas cosas:

 

1.- Dios va a examinarte

V.1.- “me has examinado y conocido”.-

Es interesante saber que Dios nos examina, nos pone a Prueba. Probó a José, a Moisés, a los profetas, y a todos los que van a servirle. Dios va a probarle.

En cualquier empresa prueban a los trabajadores, nadie quiere tener un mal trabajador, busca los mejores. La obra de Dios es más importante que la mayor de las empresas y Dios prueba y examina a los que van a servirle.

 

V.2-3.- “Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme”.- Dios sabe lo que hacemos

             “Has entendido desde lejos mis pensamientos”.-  Dios sabe lo que pensamos.

Lo que hacemos en todo momento y lo que pensamos en todo momento forma parte de la información de Dios.

Si Google sabe en cada página que entras, piensas que Dios sabe menos que Google.

 

V.4.- “Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda”.- Dios sabe lo que vamos a hablar aún antes de que lo hagamos.

 

2.- Dios va a tocarte

V.5.-“Y sobre mí pusiste tu mano”.- La mano de Dios atravesó el mundo del espíritu para introducirse en el mundo material.

Esto define la vida cristiana victoriosa, el respaldo de Dios sobre tu vida, que su mano te toque.

Como Dios conoce todo, Él actúa en aquellos que pasan el examen “me has examinado”

El pueblo de Dios ha de anhelar el toque de Dios, por eso ha de pasar el examen.

Dios pone a personas y situaciones en la tierra para que nos examinen.

Cuando Dios toca algo es totalmente diferente que cuando nosotros hacemos las cosas con nuestra buena voluntad.

Los versículos del 1 al 4 nos muestran como Dios nos conoce, y el cinco dice que nos examina.

 

Veamos algunas verdades:

 

1.- Si apruebas el examen, Dios va a actuar en tu vida.- Dios no va a actuar en nosotros de forma poderosa si no aprobamos el examen.

Dios no va a tocar a aquellos que no andan bien, aquellos que viven como quieren y que no son fieles a Dios.

 

2.- El toque de Dios es sorprendente.- Cuando Dios toca, todo es diferente, no hay mente humana que entienda el toque y el mover de Dios.

Nada es normal cuando Dios está tocando algo o alguien.

 

3.- Dios toca hablando al hombre.- Una forma que Dios tiene para tocar es hablarnos. “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo:” (Exequiel 22:1)

A lo largo de la vida vemos a profetas y hombres de Dios oyendo la voz de Dios.

Dios habla a aquellos que obedecen a Dios y pasan el examen.

 

4.- Dios toca con eventos sobrenaturales.- Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3. y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:2-4)

Estruendo, viento, lenguas de fuego, llenura del Espíritu Santo, hablar en lenguas.

En la Biblia vemos multitud de eventos sobrenaturales: Abrir el mar muerto, columnas de fuego y nube, cuervos dando de comer a Elías, etc.

Cuando pasamos el examen, Dios introduce su mano y toca las leyes de la naturaleza para cambiarlos y hacer milagros extraordinarios.

 

¿De qué asignaturas nos examina Dios?

 

1.- Sumisión.- Dios busca a gente que sepa estar bajo autoridad para darles autoridad.

Los que no se saben someter, no van a pasar el examen de Dios.

Si quieres que Dios te use, ten pastor.

Tener pastor es diferente a ir a una iglesia en la que hay un pastor.

 

2.- Entrega.- “Dad y recibiréis” No vas a pasar el examen si solo quieres recibir.

El que no da se muere.

Pastor conmigo.-  No voy a darte dinero, solo cobertura espiritual, tú tienes que desarrollar tu fe y generar tus ingresos.

Si das y te das, Dios te va a dar.

 

3.- Morir al orgullo.- No aprobaremos si hacemos las cosas para que la gente nos aplauda. Los que buscan el aplauso de la gente tarde o temprano se quedan sin aplauso y sin gente.

Obedece a Dios, sírvele, y que t u único anhelo sea que Dios sea exaltado.

Los constructores de la torre de Babel la hicieron para “hacerse un nombre”.

La gente que quiere hacerse un nombre, que quiere ser reconocido por los demás, no son gente que van a tener el toque de Dios.

Podemos tener la alegría del éxito efímero y momentáneo, pero Dios estará lejos.

 

4.- Obediencia a la palabra.- El que obedece lo que Dios dice en la Biblia abre las puertas al toque de Dios.

No se puede esperar el toque de Dios y vivir en pecado.

Dios odia el pecado y lo único que quiere hacer con él es perdonarlo, cuando hay un corazón arrepentido.

 

5.- Reconocer tu debilidad.- Todos somos débiles, pero no todos lo reconocemos.

Dios se mueve con gente que reconoce su fragilidad “mi poder se perfecciona en tu debilidad”.

La gente que se sabe débil es la que Dios usa, porque son gente que depende de Dios.

Los que se consideran autosuficientes, buenos cristianos, justos, perfectos, están impidiendo que la mano de Dios toque sus vidas.

Aprobemos el examen, no hay nada más maravilloso que ver a Dios actuar en tu vida y en tus circunstancias.

Traigamos la mano de Dios a la tierra, traigámosla a nuestra casa y a nuestra iglesia.

Asombrémonos y dejemos que el mundo se asombre.

 

Dios está buscando a gente dispuesta.- Gente con un corazón para Dios que quieran que Dios introduzca su mano en la tierra y sucedan cosas.

En este pasaje Dios utiliza a David para hablarle, en el libro de Hechos a los discípulos.

Dios está dando vueltas por el mundo buscando a alguien que le crea y que pase el examen para moverse y actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad