Profecía para el pueblo de Dios

 

 

En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar. 2. En aquel día cantad acerca de la viña del vino rojo. 3. Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe. 4. No hay enojo en mí. ¿Quién pondrá contra mí en batalla espinos y cardos? Yo los hollaré, los quemaré a una. 5. ¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo. 6. Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo llenará de fruto” (Isaías 27:1-6)

 

Esta es una profecía para el pueblo de Dios.

Esta profecía tiene cumplimiento en Israel como primer destinatario y por extensión a la iglesia.

 

1.- “En aquel día”.- Se refiere a la venida del Señor.

Jesús tiene dos venidas:

a.- Con el Jesús sufriente, que acabó fundando la iglesia.

b.- Con el Jesús triunfante que va a reinar en el universo.

 

2.- El diablo está vencido.- En aquel día Jehová castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar”

Con la primera venida del Señor el diablo fue vencido legalmente, pero se encuentra en la actualidad en libertad con cargos.

Con la segunda venida será vencido definitivamente y entrará en la cárcel sin fianza.

a.- Leviatán, Dragón.- Son dos nombres para definir al diablo.

Veloz y tortuosa.- Rápido y retorcido, son dos definiciones de la forma de actuar de Satanás.

b.- “Con su espada dura”.- Su palabra contundente pone al enemigo en el lugar que le corresponde. En un juicio la palabra del juez es suficiente para encarcelar al acusado, Dios con su palabra condena a Satanás.

 

3.- Dos tipos de iglesias.-

La relación de la iglesia con el diablo y Cristo produce dos tipos de iglesias.

a.- Torturadas por el diablo.- Siempre están peleando, viendo demonios que les golpean, siempre conscientes del poder del diablo y  luchando en sus fuerzas contra Satanás.

Andan en el miedo a Satanás, más que en la confianza en un Cristo vencedor.

b.- Confiadas en la victoria de Jesús.- Son iglesias que saben que Satanás ha sido vencido y centran sus fuerzas en conquistar para el Dios que venció.

Andan en la fe en un Jesús vencedor, más que en un Satanás poderoso.

 

4.- Canto de victoria.- En aquel día cantad acerca de la viña del vino rojo” (V.2)

Cantemos porque el pueblo de Dios está con el que ha vencido la batalla.

La viña es de vino rojo, de vino espumoso, de buen vino, porque el pueblo de Dios es una viña que da los mejores frutos para Dios.

 

5.- Trato de Dios con su pueblo.- “Yo Jehová la guardo, cada momento la regaré; la guardaré de noche y de día, para que nadie la dañe. 4. No hay enojo en mí. ¿Quién pondrá contra mí en batalla espinos y cardos? Yo los hollaré, los quemaré a una.” (V.3-4)

  1. a) Lo guarda.- “Yo Jehová la guardo” De día y de noche estamos bajo la protección de Dios.
  2. b) Lo riega.- Nos da lo que necesitamos para fructificar abundantemente.
  3. c) No hay enojo.- El pueblo de Dios que vive bajo la cobertura de Dios, que está limpio por la sangre de Cristo, está libre del enojo de Dios.
  4. d) En las batallas Dios va a allanarnos el camino.- Espinos, cardos, abrojos eran usados en las batallas para impedir el avance del enemigo.

El diablo nos pondrá trampas, pero Dios vendrá delante nuestra pisando y quitando los impedimentos.

 

6.- Salvación de Dios.- “¿O forzará alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz; sí, haga paz conmigo” (V.5)

Si estamos en Dios, en la iglesia del Señor, estamos protegidos.

Nadie puede forzar la fortaleza de Dios, nadie puede derrumbar los muros de Dios, en Dios estamos seguros.

Las únicas puertas y muros que caerán son los del infierno “Las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia”.

En Dios tenemos paz, paz dentro de sus muros, paz cuando nadie nos ataca y paz cuando somos sitiados y somos atacados.

El pueblo de Dios tiene paz en la tormenta, paz en la quietud, paz en todo momento porque está con el Dios de paz.

“No hay paz dice mi Dios para los impíos” pero para los hijos de Dios hay paz en los momentos difíciles, porque no pone sus ojos en el problema, sino en el Dios que cuida la viña.

 

7.- El cuidado de Dios para su pueblo produce.-  “Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo llenará de fruto”

  1. a) Echará raíces.- Profundas que pueden encontrar el agua y los nutrientes de las partes más profundas de la tierra.

Raíces que le impiden caer cuando viene el viento fuerte.

Raíces que la ayudan a proyectar largas ramas que se extienden alrededor que todo lo que tiene cerca.

  1. b) Florecerá.- Las flores son belleza, atraen abejas, se convierten en fruto que contendrán semillas.

La multiplicación de las plantas se encuentran en las flores.

Dios nos cuida y nos da la capacidad de multiplicarnos, de repartir la bendición a otros.

  1. c) Echará renuevos y llenará de fruto el mundo.- “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19)

 “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” “Las cosas que yo hago también las haréis vosotros, y aún mayores”.

Dios quiere que pensemos en grande, por eso nos da metas grandes.

La meta de la iglesia es el mundo, todo lo que sea menos que el mundo no está en la visión de conquista de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad