El orgullo

El rey Belsasar hizo un gran banquete a mil de sus príncipes, y en presencia de los mil bebía vino. 2. Belsasar, con el gusto del vino, mandó que trajesen los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído del templo de Jerusalén, para que bebiesen en ellos el rey y sus grandes, sus mujeres y sus concubinas. 3. Entonces fueron traídos los vasos de oro que habían traído del templo de la casa de Dios que estaba en Jerusalén, y bebieron en ellos el rey y sus príncipes, sus mujeres y sus concubinas. 4. Bebieron vino, y alabaron a los dioses de oro y de plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra. 5. En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, que escribía delante del candelero sobre lo encalado de la pared del palacio real, y el rey veía la mano que escribía. 6. Entonces el rey palideció, y sus pensamientos lo turbaron, y se debilitaron sus lomos, y sus rodillas daban la una contra la otra. 7. El rey gritó en alta voz que hiciesen venir magos, caldeos y adivinos; y dijo el rey a los sabios de Babilonia: Cualquiera que lea esta escritura y me muestre su interpretación, será vestido de púrpura, y un collar de oro llevará en su cuello, y será el tercer señor en el reino. 8. Entonces fueron introducidos todos los sabios del rey, pero no pudieron leer la escritura ni mostrar al rey su interpretación. 9. Entonces el rey Belsasar se turbó sobremanera, y palideció, y sus príncipes estaban perplejos. 10. La reina, por las palabras del rey y de sus príncipes, entró a la sala del banquete, y dijo: Rey, vive para siempre; no te turben tus pensamientos, ni palidezca tu rostro. 11. En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y en los días de tu padre se halló en él luz e inteligencia y sabiduría, como sabiduría de los dioses; al que el rey Nabucodonosor tu padre, oh rey, constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos, 12. por cuanto fue hallado en él mayor espíritu y ciencia y entendimiento, para interpretar sueños y descifrar enigmas y resolver dudas; esto es, en Daniel, al cual el rey puso por nombre Beltsasar. Llámese, pues, ahora a Daniel, y él te dará la interpretación. 13. Entonces Daniel fue traído delante del rey. Y dijo el rey a Daniel: ¿Eres tú aquel Daniel de los hijos de la cautividad de Judá, que mi padre trajo de Judea? 14. Yo he oído de ti que el espíritu de los dioses santos está en ti, y que en ti se halló luz, entendimiento y mayor sabiduría. 15. Y ahora fueron traídos delante de mí sabios y astrólogos para que leyesen esta escritura y me diesen su interpretación; pero no han podido mostrarme la interpretación del asunto. 16. Yo, pues, he oído de ti que puedes dar interpretaciones y resolver dificultades. Si ahora puedes leer esta escritura y darme su interpretación, serás vestido de púrpura, y un collar de oro llevarás en tu cuello, y serás el tercer señor en el reino. 17. Entonces Daniel respondió y dijo delante del rey: Tus dones sean para ti, y da tus recompensas a otros. Leeré la escritura al rey, y le daré la interpretación. 18. El Altísimo Dios, oh rey, dio a Nabucodonosor tu padre el reino y la grandeza, la gloria y la majestad. 19. Y por la grandeza que le dio, todos los pueblos, naciones y lenguas temblaban y temían delante de él. A quien quería mataba, y a quien quería daba vida; engrandecía a quien quería, y a quien quería humillaba. 20. Mas cuando su corazón se ensoberbeció, y su espíritu se endureció en su orgullo, fue depuesto del trono de su reino, y despojado de su gloria. 21. Y fue echado de entre los hijos de los hombres, y su mente se hizo semejante a la de las bestias, y con los asnos monteses fue su morada. Hierba le hicieron comer como a buey, y su cuerpo fue mojado con el rocío del cielo, hasta que reconoció que el Altísimo Dios tiene dominio sobre el reino de los hombres, y que pone sobre él al que le place. 22. Y tú, su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón, sabiendo todo esto; 23. sino que contra el Señor del cielo te has ensoberbecido, e hiciste traer delante de ti los vasos de su casa, y tú y tus grandes, tus mujeres y tus concubinas, bebisteis vino en ellos; además de esto, diste alabanza a dioses de plata y oro, de bronce, de hierro, de madera y de piedra, que ni ven, ni oyen, ni saben; y al Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos, nunca honraste. 24. Entonces de su presencia fue enviada la mano que trazó esta escritura. 25. Y la escritura que trazó es: MENE, MENE, TEKEL, UPARSIN. 26. Esta es la interpretación del asunto: MENE: Contó Dios tu reino, y le ha puesto fin. 27. TEKEL: Pesado has sido en balanza, y fuiste hallado falto. 28. PERES: Tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas. 29. Entonces mandó Belsasar vestir a Daniel de púrpura, y poner en su cuello un collar de oro, y proclamar que él era el tercer señor del reino. 30. La misma noche fue muerto Belsasar rey de los caldeos. 31. Y Darío de Media tomó el reino, siendo de sesenta y dos años” (Daniel 5)

 

El libro de Daniel tiene capítulos históricos y también otros que son proféticos.

El capítulo cinco es un poco especial ya que por un lado habla de hechos históricos y por el otro hay unas palabras escritas en la pared que son proféticas para el rey Belsasar.

Resumen.- Belsasar hace una fiesta y en medio de los efectos del alcohol pide que traigan los utensilios que Nabucodonosor había traído del templo de Salomón cuando invadió Israel. Utiliza los utensilios diseñados para el servicio a Dios para beber vino en una fiesta como si fuesen copas corrientes.

La sociedad apartada de Dios tiene cimientos falsos, uno de estos es el orgullo.

El orgullo no respeta lo de Dios, se cree con los mismos derechos que Dios.

Veamos algunas enseñanzas:

 

1.- Lo de Dios es santo.- Los utensilios estaban apartados para el uso del templo.

Nabucodonosor los robó, y los dejó almacenados pero nunca los usó, y menos en medio de una borrachera.

Belsasar lo hace y esto produce una conmoción en el mundo del espíritu.

Lo de Dios no debe ser usado para lo profano.

Uno tiene que respetar lo de Dios.

Cuando estábamos en la obra, con el templo casi acabado, me pidieron el local para hacer un concierto, y ofrecieron pagarnos con un dinero muy interesante para acabar algunas cosas que estaban a medio hacer. Por supuesto dijimos que no, que esto era una iglesia y que no podía ser usado para ese tipo de cosas, que teníamos que respetar lo de Dios.

 

2.- Dedos de una mano.- “En aquella misma hora aparecieron los dedos de una mano de hombre, que escribía delante del candelero sobre lo encalado de la pared del palacio real, y el rey veía la mano que escribía” (V.5)

Aún en medio de una sociedad orgullosa y apartada de Dios, Él actúa.

Esta es la segunda vez en la Biblia que dedos escriben. La primera fue en los diez mandamientos en tablas de piedra, ahora es en una pared.

El rey al verlo “Palidece” y pierde fuerza en las piernas.

Moisés no tuvo problemas en ver la mano de Dios, pero Belsasar casi se cae.

Para Moisés era normal ver el poder de Dios, desde la zarza estaba acostumbrado a eso, pero para el rey pagano esto era algo asombroso, ya que sus dioses eran de piedra y metal y estaban muertos.

El pueblo de Dios vive cómodo cuando la mano de Dios se introduce en nuestras vidas para actuar y hacer cosas.

Para Moisés eran leyes para el impío es juicio. En el nuevo testamento el dedo de Jesús escribe en la tierra “el que esté libre de pecado tire la primera piedra” en Jesús es para perdón.

 

3.- Los sabios no sabían.- No entendían que querían decir esas palabras en la pared.

La sabiduría humana tiene un límite. Sin embargo el orgullo no quiere aceptarlo, pero la sabiduría de los seres humanos no tiene la capacidad de entender muchas cosas, y mucho menos lo referente con el mundo del espíritu.

El orgullo también rige el corazón de Sabios artistas e intelectuales.

Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos” (Isaías 55:9)

Solo cuando admites tus limitaciones, Dios te da alas para alcanzar lo ilimitado.

 

4.- La reina madre aparece.- La madre de Belsasar conocía a Daniel.

En aquellos días el profeta tendría alrededor de 80 años, y para las nuevas generaciones era un desconocido.

Las generaciones nuevas pueden perder la bendición si se apartan de la revelación que Dios dio en el pasado.

Cada generación ha de andar por los mismos caminos. Todos hemos de ir redescubriendo lo que otros vivieron.

Por eso es importante aprender de los que estuvieron caminando antes que nosotros.

“Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos” (Jeremías 6:16) 

El orgullo va a hacer que niños crean que saben más que los padres.

Los mejores pensamientos nuevos son los mejores pensamientos antiguos y los peores pensamientos nuevos son los peores pensamientos antiguos.

Copia del éxito, no copies del fracaso.

Escucha a los que tienen más experiencia.

 

5.- Descripción de Daniel.- “Yo he oído de ti que el espíritu de los dioses santos está en ti, y que en ti se halló luz, entendimiento y mayor sabiduría” V.14. 

El espíritu de Dios estaba sobre él, y tenía entendimiento y mayor sabiduría que el resto.

Lo que marca la diferencia entre nosotros y los demás no es que seamos mejores que nadie, eso no es así, lo que marca la diferencia es la presencia de Dios y tener la sabiduría de lo alto.

El valor de Daniel no estaba ni en él ni en sus cualidades, sino en estar cerca de Dios.

 

6.- El orgullo hace caer.- Hizo caer a Nabucodonosor “Mas cuando su corazón se ensoberbeció, y su espíritu se endureció en su orgullo, fue depuesto del trono de su reino, y despojado de su gloria” (V.20)

El orgullo hace que el espíritu se endurezca. Cuando alguien se pone altivo y orgulloso su espíritu se endurece y lo de Dios rebota en él.

La altivez, el orgullo, es el mayor freno a que alguien reciba lo de Dios.

Ser orgulloso hizo caer a Satanás. Ser orgulloso hace caer el ser humano.

El orgullo convence a las personas de las mentiras que se creen.

El orgullo hace que la gente se sienta importante, incluso importantes por cometer pecados.

El orgullo es un freno a la revelación de Dios.

El orgullo hace que la gente fracase “fue depuesto del trono”.

El orgullo es como un motor que da fuerzas al que se llena de él, haciéndole sentirse importante y superior a los demás, pero es un motor que acaba recalentándose, dañándose y haciendo caer al orgulloso.

“Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña” (Gálatas 6:3) 

 

7.- Belsasar repite la historia.- “Y tú, su hijo Belsasar, no has humillado tu corazón, sabiendo todo esto” V.22

– El orgullo se abraza voluntariamente la humillación también.- Dios a veces nos ayuda con circunstancias para que abandonemos el orgullo con situaciones que nos llevan a la humillación, pero siempre depende de cada uno tener esta decisión.

  • Contra el Señor del cielo te has ensoberbecido.- Usar lo de Dios para lo profano es ensoberbecerse contra Dios.
  • Adorar a dioses falsos en vez del verdadero es ensoberbecerse contra Dios.

 

8.- Las palabras eran proféticas.- Describían el futuro de Belsasar.

El cumplimiento de la profecía fue inmediato, esa misma noche ocurrió.

El orgullo de Belsasar activó el mundo del espíritu y esto le llevo a la muerte.

 

El orgullo activa todo lo necesario para que el orgulloso perezca.

Abraza la humildad, rechaza el orgullo, no hay nada por lo que debas estarlo.

La humildad, el agradecimiento a lo que Dios ha hecho, la dependencia de Dios es el mejor antídoto contra el orgullo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad