El gallo cantó

Y prendiéndole, le llevaron, y le condujeron a casa del sumo sacerdote. Y Pedro le seguía de lejos. 
55 Y habiendo ellos encendido fuego en medio del patio, se sentaron alrededor; y Pedro se sentó también entre ellos. 56 Pero una criada, al verle sentado al fuego, se fijó en él, y dijo: También éste estaba con él. 57 Pero él lo negó, diciendo: Mujer, no lo conozco.58 Un poco después, viéndole otro, dijo: Tú también eres de ellos. Y Pedro dijo: Hombre, no lo soy. 59 Como una hora después, otro afirmaba, diciendo: Verdaderamente también éste estaba con él, porque es galileo. 60 Y Pedro dijo: Hombre, no sé lo que dices. Y en seguida, mientras él todavía hablaba, el gallo cantó. 61 Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. 62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente” (Lucas 22:52-62)

 

Este texto nos habla de la negación de Pedro.

Ya el Señor le había dicho que le negaría, pero él había dicho que nunca lo haría, incluso había contradicho al Señor afirmando que aunque todos lo negasen, con todo él no lo haría.

Sin embargo ocurrió, Pedro negó al Señor. Y aquí vemos varias enseñanzas:

 

1.- Jesús se movió en el ministerio profético.- Los cinco ministerios se encontraban en el Señor.

Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12. a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” Efesios 4:11-12)

Por tanto Jesús era profeta, en la actualidad estos cinco ministerios están repartidos. Dios da según el ve conveniente estos ministerios a los hombres para que le sirvan.

Los ministerios son hombres dones dados a la iglesia para:

a.- “Perfeccionar a los santos”

b.- “Para la edificación del cuerpo de Cristo”

Es importante ver que “el mismo constituyó”, los ministerios vienen de Jesús.

El reparte a la iglesia hombres con unas habilidades del cielo que les capacitan para hacer la obra de Dios.

 

2.- Las profecías de los profetas se cumplen.- Jesús le da la profecía y en pocas horas se cumple.

Una de las características del profeta de Dios es que se cumplen las profecías que da.

Desconfía de aquel profeta que da profecías y no se cumplen.

Fíjense que no era una profecía general, era concreta, con detalles exactos que incluían hasta el número de veces que el gallo cantaría y el número de veces que Pedro negaría.

 

3.- La creación se somete a Jesús.- ¿Cuántas veces canta un gallo por la mañana?

No lo sé, pero este solo podía hacerlo dos veces después de que Pedro negara a Jesús.

El gallo no cantó cuando quiso, sino cuando Dios se lo permitió.

¿Qué me dicen de la pesca milagrosa? Todos los peces en el agua esperando la orden de Dios para entrar en las redes y morir.

La creación se somete a la voluntad de Dios.

 

4.- La humillación de Pedro.- Aquel que se jactaba de no negar a Jesús no solo lo hace, sino que aparece este hecho en los cuatro evangelios.

Todo el mundo conocía lo que hizo Pedro, además quedó escrito.

“Porque el que se enaltece será humillado” Mateo 23:12

Cuando hay orgullo lo siguiente es la humillación.

Esto no solo se puede considerar castigo, que desde luego para el ego lo es, sino que la humillación es la cura del orgullo.

 

5.- Pedro se sentó con los que arrestaron a Jesús.- Si te sientas con los que están en contra de Jesús te vas a ver en problemas.

Uno tiene que mirar con quien se sienta.

Evidentemente no vivimos en una burbuja, estamos en un mundo, y allí encontramos gente de todo tipo, pero cuidado con quien te sientas de igual a igual, cuidado con quien te encuentras cómodo y calentito.

Pedro podía haber ido a otro lugar, podía haber encendido otro fuego, pero lo cómodo era estar con los que arrestaron a Jesús.

Somos hijos del rey, vivimos con la gente, pero hemos de cuidar con quien nos sentamos.

Yo me pregunto ¿sobre qué habló Pedro hasta que le descubrieron? ¿Sobre qué giró la conversación? ¿Qué cara puso cuando contaban lo que le habían hecho y dicho al Señor? ¿Qué burlas sobre Jesús oyó Pedro mientras estaban con estos hombres? Y los hombres que custodiaban a Jesús se burlaban de él y le golpeaban” (V.63)

 

6.- El miedo y la mentira van de la mano.-

Cuando le dicen que estaba con Jesús mintió por tres veces.

El miedo le hizo olvidar su fidelidad a Dios.

Cuando tenemos miedo, es cuando estamos más predispuestos a mentir.

El miedo hace que la gente mienta a jueces, jefes, pastores, hermanos, padres, etc.

El miedo es mal compañero de viaje.

El miedo es mal consejero.

El miedo hace caer a más gente que el diablo.

“Esfuérzate y se valiente” No vale solo con esforzarse, es necesario ser valiente.

 

7.- El Señor mira a Pedro.- Entonces, vuelto el Señor, miró a Pedro”

No hicieron falta palabras, solo la mirada del Señor activó dentro de Pedro todo lo necesario para que este reaccionara.

No había reaccionado ante el mal ambiente, no había reaccionado ante las burlas, no había reaccionado ante sus temores, no había reaccionado ante sus mentiras.

Pero ahora reacciona ante la mirada del Señor.

Si miras a Jesús, Él te va a mirar a ti, y va a aparecer todo aquello que el miedo y el pecado ocultan.

Si vives la vida sin parar a mirar a Jesús, no vas a vivir la vida.

Mira a Jesús, acércate a Él, y tu vida cambiará.

La buena voluntad y la disposición del  corazón son importantes, pero no son suficientes, es preciso mirar a Jesús.

A Jesús no le podemos engañar, tiene una mirada que traspasa todo cuanto somos y nos expone tal cual somos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad