Arriba y abajo

En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. 2. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. 3. Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura. 4. Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. 5. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. 6. Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. 7. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. 8. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. 9. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. 10. Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él. 11. Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba” (Hechos 12:1-11)

 

Hace tiempo pusieron en la televisión española una telenovela inglesa que se llamaba “arriba y abajo”, y en ella se contaba las vivencias de los dueños ricos de la mansión (arriba) y las de los sirvientes (abajo). Eran dos niveles diferentes, dos mundos opuestos, pero estaban juntos. Las cosas se veían arriba de una manera, debajo de otra totalmente distinta.

A los cristianos nos pasa algo semejante, vivimos abajo con unas vivencias, a veces duras y penosas, pero hay todo un mundo espiritual que vive alto totalmente diferente, que es el mundo del espíritu.

En este pasaje vemos:

1.- Abajo hay persecución.- En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. 2. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan”

Este Herodes no era el que mandó matar a los niños menores de dos años, sino que era su nieto, que también era conocido como Herodes Antipas I.

El pasaje no explica porque hace esto, pero se comprueba que aquí se produce un salto en la persecución, ya que hasta ahora era producida por el pueblo. La gente mató a Esteban, Pablo perseguía a la iglesia, existía persecución pero esta era producida de parte de individuos motivados por celos religiosos.

Ahora ya no ocurre esto, sino que es el rey el que lanza la persecución. La persecución pasa del nivel social al institucional.

Herodes apresa a algunos hermanos y asesina al apóstol Jacobo.

Normalmente lo social activa lo institucional, los políticos se mueven en base a lo que hay en la calle. Los programas electorales no están confeccionados en base a convicciones, sino en darle a la gente lo que ellos quieren, para de esta forma lograr más votos.

 

2.- Globo sonda.

Mató a Jacobo, vio que gustó a los judíos, y dio un paso adelante.

Si los judíos hubiesen protestado con este asesinato, Herodes se hubiese quedado quieto y no hubiese detenido a Pedro, pero como esto gustó, repitió con otro apóstol.

 

3.- Panes sin levadura.

Era la pascua, por esto no lo mató inmediatamente, sino que esperó que pasara la fiesta respetando así la ley judía.

No podía ofender a aquellos que quería agradar.

Es interesante que Jesús había muerto en la pascua, según los estudiosos habían pasado nueve o diez años exactos desde la muerte de nuestro Señor en la cruz.

 

4.- Abajo hay cárcel.

El panorama es terrible, 16 soldados custodiándole esperando que pasara la pascua para asesinarlo.

Pedro veía la cárcel, 16 soldados, atado con cadenas, puertas de hierro, y al día siguiente la muerte.

El panorama era terrible, es muy difícil pronosticar un final feliz en esta situación, la suerte estaba echada.

 

5.- Conexión Arriba-abajo.

“Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él” (V.5)

Pedro custodiado en la cárcel esperando la muerte y la iglesia orando.

El cristiano de fe no se conforma con la situación terrible que puede estar viviendo abajo, sino que abre la puerta de conexión con el mundo de arriba a través de la oración.

El mundo del espíritu está deseando activarse solo está esperando una iglesia que ore sin importar lo mal que estén las cosas abajo.

 

6.- Pedro dormía.-

“Aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados” (V.6)

Pedro sabía lo que le iban a hacer después de la noche, pero dormía.

“Para mí el vivir es Cristo y el morir ganancia” (Filipenses 1:21)

Pedro sabía que estaba del lado correcto, y que aunque iba a morir su final era con Dios.

Los cristianos nos vamos a morir, esto es algo que todo el mundo hace, pero tenemos la paz de que vamos a estar con Dios por la eternidad.

Esto no es porque seamos mejores que los demás, sino por el perdón que Dios nos ha dado a nuestras vidas, somos salvos por la misericordia de Dios.

Los cristianos podemos descansar, porque lo peor que nos puede pasar es que nos muramos, y esto es la puerta para la bendición eterna.

 

7.- Arriba-Ángel.

Dios mandó un ángel.

El mundo del espíritu es real, arriba hay todo un ejército de ángeles dispuestos a apoyarnos y auxiliarnos.

Frank Peretti escribió un libro “Esta patente oscuridad”, es novela pero es muy recomendable para entender el mover del mundo espiritual.

Los cristianos hemos de ser conscientes de que hay un arriba y un abajo, y que el arriba está con nosotros.

 

8.- Pedro ni se enteró.

“Entonces Pedro, volviendo en sí”

Pedro pensaba que todo lo que le ocurría era una visión, que en realidad no estaba sucediendo, no era consciente de lo que estaba pasando.

Muchas de las cosas que nos ocurren desde arriba no las sabemos, solo cuando estemos con Dios nos enteraremos de las veces que el cielo se movilizó a nuestro favor.

A mí me pasó algo parecido cuando vi a un grupo de hermanos predicando el evangelio haciendo teatro, les vi un aura blanca alrededor, pero yo no era consciente de lo que veía hasta dos días después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad