Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado. 9. Oíd ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que abomináis el juicio, y pervertís todo el derecho; 10. que edificáis a Sion con sangre, y a Jerusalén con injusticia. 11. Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros. 12. Por tanto, a causa de vosotros Sion será arada como campo, y Jerusalén vendrá a ser montones de ruinas, y el monte de la casa como cumbres de bosque” (Miqueas 3:8-12)

Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos. 2. Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 3. Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. 4. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado. 5. Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre” (Miqueas 4:1-5)

Capítulos 1-3.- Pecado del pueblo

Capítulo 4-5.- Esperanza en Dios.

 

Miqueas se le conoce como el pequeño Isaías.

Eran contemporáneos, y Miqueas es un resumen de Isaías.

Incluso algunos textos coinciden “Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaías 2:4)

“Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra” (Miqueas 4:3)

Dios es uno y da la misma revelación a sus siervos.

Primera parte (Israel se desvía)

1.- Muchos pecados Israel.- En los tres primeros capítulos vemos pecados de todo tipo, oprimían a los pobres, mentían, idolatría, roban, etc.

En el pasaje que hemos leído vemos que pecaban de V.11.- “amor al dinero”

Enseñaban por dinero, y profetizaban por dinero.

El dinero es importante para muchas cosas, los locales se pagan con dinero, la luz se paga con dinero, la comida se paga con dinero, la gasolina se paga con dinero.

El dinero es importante, pero es un siervo y no un dueño.

El problema no vino por el dinero, sino por el amor al dinero, por querer acaparar.

El amor al dinero se manifiesta en la gente que enseña en querer cobrar por sus enseñanzas, en los que profetizan en querer cobrar por sus profecías, y en los miembros de la iglesia por no querer ofrendar ni diezmar.

No dar para la obra de Dios es amor al dinero.

2.- Dios busca a un hombre justo.- V.8.- “Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado”

Dios busca a un hombre justo, un profeta, y les advierte de la situación en que se encuentran.

El hombre de Dios, el profeta Miqueas, testifica del respaldo que tiene:

  • Estoy lleno del poder del Espíritu de Jehová, de juicio y de fuerza.

El respaldo de Dios es lo que da valor al siervo de Dios.

Cualquiera puede decir cosas, cualquiera puede atribuirse autoridad, pero la auténtica autoridad es la que viene del respaldo del Espíritu Santo en nosotros.

No nos representamos a nosotros mismos, sino que representamos al Dios que mora dentro nuestro.

3.- Dios quería bendecirlos.- Dios quiere bendecir a su pueblo, este es su deseo, pero el pecado frena la bendición.

Los asirios eran terribles, las torturas asirias eran de las más crueles, después de las guerras contaban las victorias, contando las cabezas cortada que amontonaban a modo de triunfo, despellejaban vivas a las personas, les sacaban los ojos, etc.

Cuando se oía que venía los asirios todos se echaban a temblar.

Los asirios venían contra Israel, Dios los quería proteger, pero el pecado lo impedía.

Cuando andamos en pecado estamos desprotegidos.

 

Segunda parte (Dios vencerá)

4.- Dios va a establecer su reino.- El profeta salta ahora al futuro para darles esperanza, quiere que sean conscientes de que pase lo que pase al final la victoria es de Dios.

El mundo va a ser testigo de la victoria de Dios sobre la maldad.

Al final de los tiempos Jesús reinará y todos vendrán a buscar su sabiduría y su verdad.

La gente que antes vivía apartada de Dios ahora van a buscarle, ya que Él será el vencedor, establecerá sus reglas y las naciones vendrán para ser bendecidas por ellas.

5.- Usted está en el bando vencedor de esta gran guerra de los tiempos.

  • Ahora vemos algunas personas de la iglesia que hacen las cosas mal, gracias a Dios son pocas aunque produzcan mucho ruido. También vemos la gran multitud de dioses falsos que hay, algunos religiosos, otros políticos, otros mundanos.
  • Pero todo esto va a ser derrotado y Jesús establecerá su reino.

“Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria” (Mateo 24:30)

Jesús va a regresar no como el niño del pesebre, sino como el rey de reyes y señor de señores.

Miqueas nos habla del niño que vendrá: “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad” (Miqueas 5:2)

Y del rey que vendrá:Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehova” (Miqueas 4:2)

Tercera parte (Conclusión final)

6.- Seamos inteligentes.- “Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre” (V.4:5) 

Aunque la gente ande detrás de lo que ande, aunque sigan los dioses que sigan, nosotros somos inteligentes y andamos detrás del Señor.

Aquí no solo hay un mensaje de esperanza, también hay uno mensaje de compromiso.

Da igual lo que hagan los demás, “Yo y mi casa serviremos al Señor” (Josué 24:15)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar