El Apocalipsis

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos” (Apocalipsis 6:9-11).

 

En estos días de confinamiento Dios me ha llevado a leer un libro que habitualmente no leo, es el Apocalipsis.

Ya lo he leído dos veces.

Es un libro difícil de entender, sobre todo si empezamos a descifrar los detalles, y a buscar fechas y momentos exactos en el tiempo.

Sin embargo tiene enseñanzas muy importantes si lo vemos a nivel global.

 

Veamos algunas de ellas.

 

1.- Jesús es el protagonista.- Hay muchos actores secundarios, pero el principal protagonista es Jesús, al que también se le llama “el cordero inmolado”.

 

– Jesús revela el libro.- “La revelación de Jesucristo” (Ap. 1:1) De hecho la palabra apocalipsis en griego significa revelación.

 

– Es el único que puede abrir los sellos.- “Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo. 4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo. 5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos” (Apocalipsis 5:3-5)

 

– Es el jinete vencedor.- “Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. 12 Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. 13 Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. 14 Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. 15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. 16 Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Apocalipsis 19:11-16).

 

Va a regresar.- “El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve” (Apocalipsis 22:20).

 

2.- Alterna el mundo físico con el espiritual.- Se inicia con los consejos a las siete iglesias que están en la tierra (Apocalipsis 2-3) y luego pasa a la adoración celestial (Apocalipsis 4), y esto se va viendo continuamente, aparecen escenas celestiales y después cosas que suceden en la tierra.

 

– Lo que sucede en el cielo es glorioso, lo de la tierra terrible.- Que lo que suceda abajo no nos nuble la visión de lo realmente nos espera. “Porque esta leve tribulación momentánea” (2 corintios 4:17)

Aquí hay tribulación, pestes, guerras, hambres, aparece la bestia, cae Babilonia, etc. mientras que en el cielo se ve la gloria de Dios.

 

3.- El cielo determina que sucederá en la tierra.- Los sellos, las trompetas, las copas, los designios de Dios, los ángeles, etc. Son los que van marcando los acontecimientos.

El cielo gobierna la tierra, y apocalipsis lo enseña muy claro.

No te agobies, el cielo gobierna la tierra.

Nada ocurre por casualidad, todo tiene un propósito glorioso en Dios.

 

4.- Hace referencias continuas al tabernáculo.- En el texto que leímos vemos que las almas están debajo del altar, también habla del candelabro, del altar del incienso con las oraciones de los santos.

 

 

“Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio; 6 y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro” (Apocalipsis 15:5-6).

 

Yo creo que el tabernáculo en muchos aspectos es una representación física de cosas que hay en el cielo.

 

“Cuando dijo a Moisés que lo hiciese conforme al modelo que había visto” (Hechos 7:44) ¿Qué le enseñó Dios a Moisés? ¿Qué vio Moisés?: El cielo.

 

5.- Los muertos viven.-Vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos” (V.9)

Juan ve debajo del altar a la gente que había muerto por Cristo.

¿Dónde van los muertos? A diversos sitios, pero los mártires van debajo del altar de Dios que está en el cielo.

Están vivos y hablan con Dios.

Se les viste de ropa blanca. Los colores y los números son muy importantes en el apocalipsis.

La ropa blanda la tiene Jesús, los ángeles, los que andan correctamente, el que vence, los 24 ancianos, la gran multitud que está delante del trono.

Es un color de ropa destinado para aquellos que andan bien, y es la que lleva Jesús, los ángeles y los que le sirven.

 

6.- Dios tiene sus tiempos.- “Hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos” (V.11).

El número de los mártires ha de ser exacto.

¿Cuántos son? En la biblia no se nos dice.

Pero el número ha de completarse, hay un número determinado de mártires y hasta que no se llegue a esa cantidad el Señor no regresará a hacer justicia.

Que no veamos que llega la justicia no quiere decir que no vaya a ejecutarse.

Dios es Dios de plazos y de paciencia, entendamos que todo va a ocurrir, pero es preciso que sepamos esperar los momentos de Dios.

 

7.- Jesús va a vencer.- El final del Apocalipsis es la victoria de Cristo sobre el diablo y sus siervos.

Jesús va a establecer un reino eterno de gloria en la tierra.

Va a establecer una nueva Jerusalén en este planeta, con características especiales.

Hará un cielo nuevo y una tierra nueva.

El diablo ya no va a poder hacer nada más, porque será vencido por la eternidad.

Estamos en el bando vencedor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad