Dios viene a arreglar vidas

1.- La Biblia da por sentado que antes vivimos una vida falsa. –
“El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:15).
Juan el bautista está diciéndole a la gente que todo ha cambiado, que el reino de los cielos se ha acercado y que hay que tomar una vida diferente donde se ha dejar de hacer lo que se hacía antes.

2.-Frutos amargos. – Cuando el ser humano no tiene a Cristo vive una vida sin sentido, o con sentido equivocado que produce tristeza, amargura, soledad, resentimiento, etc.

Los frutos amargos parecen buenos pero producen problemas en las personas:
La rebelión, el hacer lo que queremos al final acaba haciendo mal a la gente, lo mejor que podemos hacer es lo que Dios quiere.
Los frutos amargos producen alejamiento de Dios y por tanto soledad y desconsuelo.

3.- Cambiar de actitud.- “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. 29 Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue” (Mateo 21:28-29).
Este cambio es lo que se llama arrepentimiento.

Es dejar de hacer lo que se hacía y obedecer al Padre.
“Que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento” (Hechos 26:20).

4.- Pasar de las tinieblas a la luz. –

“El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Colosences 1:13).
En la luz:
a.- Se ven las cosas en las tinieblas no se ve nada.
b.- En la luz aparece la belleza y el color de la vida.
c.- La luz da vida a las plantas y activa el mundo.

5.- Tres tipos de vidas. – (Adaptado de la cruzada estudiantil y profesional para Cristo).
Inconverso.-

Cristiano carnal. –

Cristiano espiritual. –

Dios busca discípulos no seguidores.
El cristinano espiritual es discípulo.
Los seguidores se van, los discípulos nacidos de nuevo y convertidos continúan.

6.- convertirse es tener un nuevo gobierno. –
Le das las llaves de tu vida a Dios, reconoces que Él es tu dueño, que te ha comprado y que tiene derecho de dirigir tu vida.
Dios viene a gobernar tu tiempo, tu profesión, tu matrimonio, tu dinero, tus estudios, etc.
Solo la luz de Dios y el ver a Dios moviéndose en nuestras vidas nos abre los ojos a la realidad:

“Si quiero tener éxito en esta vida y en la futura he de dejarme gobernar por Dios”.

7.- Vida del discípulo. –

Cristo el centro.- “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20).
Cristiano obediente.- “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21).
La palabra. – “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” (Colosenses 3:16).
La oración. – “Orad sin cesar” (I Tesalonicenses 5:17).
Compañerismo. – “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10:25).
Evangelizar.- “Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (I Pedro 3:15).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad