El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento

El Espíritu Santo es en la actualidad el vicario de Cristo en la tierra, él nos guía y nos muestra que hace y donde ir.
Por esto es importante que conozcamos a la persona del Espíritu santo ya que Él está con nosotros, mora en nosotros y nos consuela.
Pero el Espíritu Santo se encuentra también en todas las partes de la Biblia, ya en el primer capítulo lo vemos aparecer.
Veamos algunos pasajes del Antiguo Testamento para entender un poco más sobre Él.

Génesis 1:1-2

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas” (Génesis 1:1-2).

En la creación el Espíritu Santo se movía en el caos. – Aún en los desórdenes y complicaciones el Espíritu Santo puede moverse y actuar tanto en nuestras vidas cómo en nuestros medios. Nada es imposible para el espíritu Santo.

“Se movía”. – El término hebreo utilizado para la palabra (rachaph) expresa el movimiento característico de la gallina sobre los huevos o cobijando los pollitos. Se puede traducir también como “empollar” o “vivificar”.
Junto con la actividad creadora tenía una actividad protectora del Espíritu Santo sobre la creación.
Da la sensación de que el Espíritu Santo incubó este planeta para que la vida pudiera ser posible en la dimensión y realidad actual.

Éxodo 31:1-5

“Habló Jehová a Moisés, diciendo: 2 Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; 3 y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, 4 para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, 5 y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor”.

Realizar labores físicas. – El Espíritu Santo se manifiesta en Bezaleel como sabiduría e inteligencia para realizar labores físicas.
No solo capacita para actividades espirituales, sino que también en cosas manuales.

No solo es importante lo espiritual. – La diferencia entre lo material y lo espiritual no se encuentra en la mente de Dios. Somos uno, da igual la parte de nuestro ser que está actuando, todo lo que hacemos ha de estar llevada por el Espíritu de Dios.
Todo lo que hacemos glorifica a Dios si estamos llenos del Espíritu Santo.
Cualquier cosa que hagamos hemos de hacerla llenos del Espíritu Santo, ya que si no estamos llenos de Él entonces seremos una deshonra en la obra de Dios.

Escala de valores. – Se me enseñó que había que tener una escala de valores y esta podía variar según te la dijera:
Primero Dios, luego la iglesia, luego la familia, luego el trabajo, etc…
Otros decían: Primero Dios, luego la familia, luego la iglesia, luego…
Según la escala de valores de cada uno pone más énfasis en unas cosas o en otras.
Se equivocan todos, no hay una escala de valores en el reino de Dios, ya que todo esté envuelto por el Espíritu Santo, y todo es primero cuando Dios está con nosotros.
He conocido a personas que han creado un ídolo de la familia, otros del trabajo, otro de las reuniones de la iglesia. No es así, “En el nos movemos, vivimos y somos”.
Si mete a los hijos en las actividades de la iglesia, lo lleva a evangelizar, ven como usted atiende a la gente y sirve a Dios, entonces está uniendo la familia, con las reuniones de la iglesia, y con todo lo demás.
La cosa no está en crear “guetos” en nuestras vidas, sino en meter a Dios en todo, dejando que el Espíritu Santo nos dirija.

“Yo he llamado por nombre a Bezaleel”. – El nombre de Bezaleel significa: “Bajo la sombra de Dios” y esto nos ilustra que solo las personas que están bajo su sombra, cerca de Dios en oración, pueden hacer uso de los dones y del poder del Espíritu Santo.
Cuando Dios honra a una persona con sus dones le capacita para esa tarea específica que va a desarrollar.
Siempre hemos de entender que ser utilizado por Dios es un gran honor.
Cuando Dios llama a alguien le dará la habilidad para hacerla.
El Señor da dones diferentes a cada persona según la necesidad que hay en cada momento, y es Dios quien da el don y pone en el corazón de cada uno la disposición para realizarlo.

Números 11:25-29

“Entonces Jehová descendió en la nube, y le habló; y tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta varones ancianos; y cuando posó sobre ellos el espíritu, profetizaron, y no cesaron. 26 Y habían quedado en el campamento dos varones, llamados el uno Eldad y el otro Medad, sobre los cuales también reposó el espíritu; estaban éstos entre los inscritos, pero no habían venido al tabernáculo; y profetizaron en el campamento. 27 Y corrió un joven y dio aviso a Moisés, y dijo: Eldad y Medad profetizan en el campamento. 28 Entonces respondió Josué hijo de Nun, ayudante de Moisés, uno de sus jóvenes, y dijo: Señor mío Moisés, impídelos.29 Y Moisés le respondió: ¿Tienes tú celos por mí? Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos”.

El don del Espíritu Santo puede estar en una sola persona o en varias. – (V.25) Dios puede repartir la unción. En este caso pasó de solo tenerlo Moisés a ser repartido a los 70 ancianos.
Dios puede transmitir la unción de un siervo suyo a otras personas consagradas para que así entre todos hagan el trabajo y finalmente Dios sea glorificado.
El Espíritu Santo se manifestó en este caso con el don de profecía.

Este derramamiento de la unción se realiza también a distancia. – (V.26) Dios sabía a quienes tenía que llenar y el espacio de separación no fue impedimento para que se realizara la voluntad de Dios.

No es imprescindible que estemos en el culto concreto. – Estos dos varones no se encontraban en la reunión donde se derramó el Espíritu Santo para ser llenos de su plenitud, si estamos en otro sitio por necesidad del servicio a Dios.
Si nuestro corazón está acorde a los planes de Dios, el Señor hará la obra con nosotros sin importar las circunstancias.
David fue escogido como rey y estaba en el campo, no se encontraba en la casa donde estaba toda la familia junto con Samuel.

El deseo de Moisés no era acaparar el don del Espíritu Santo. – “Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, y que Jehová pusiera su espíritu sobre ellos” Su deseo era que el pueblo fuese bendecido.
Cuando alguien ve prioritario el reino de Dios no tiene problema, es más se goza, cuando otros disfrutan de la bendición de lo alto. Pero cuando alguien ve prioritario su persona y sus planes, entonces tiene envidia cuando otros tienen relación con Dios y son bendecidos por Él.

I Samuel 10:10

“Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos”.

La unción vino sobre Saul cuando se encontró con los profetas y profetizó. La unción de los profetas pasó a Saul.
Aquí vemos una repetición del principio del versículo anterior, ya que fue cuando Saul se encontró con los profetas cuando bajó la unción.
Esto nos muestra que la unción puede transmitirse de un varón de Dios a otro si este segundo está lo suficientemente preparado en el espíritu para esto.

Es importante reunirse con gente llena del Espíritu de Dios. – Ya que la unción de estos puede pasársete a ti.
Aquí la unción se manifiesta con el don de profecía, con Moisés y los setenta pasó igual, pero cualquier don del Espíritu Santo puede transmitirse según la necesidad del momento.

Ni en el caso de Moisés, ni en el de Saul, se observa que algún ser humano hiciera algo especial para que la unción se transmitiera, en los dos casos es Dios mismo quien actúa y hace la transmisión de la unción. Al menos no queda registrado en el texto bíblico, sin embargo, en el Nuevo Testamento en primera de Timoteo 4:14 leemos: “No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio”.

Nehemías 9:20

“Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed”.

En este texto vemos tres lecciones importantes:

– El Espíritu Santo es bueno “buen Espíritu”.
– El Espíritu Santo da capacidad para la enseñanza.
– El Espíritu Santo es mandado por Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad