Elección de los diáconos

“En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4 Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6 a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos. 7 Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (Hechos 6:1-7).

La elección de los diáconos no fue algo previsto por los apóstoles, sino que surgió a raíz de un problema que hubo.
Veamos algunas enseñanzas que sacamos de este acontecimiento:

1.- Cuando hay crecimiento hay problemas. – El crecimiento es plan de Dios, es deseo de Dios, Dios quiere que todos los hombres vengan al arrepentimiento, pero el crecimiento, debido al carácter caído del ser humano va a traernos problemas a nosotros.
Dios contento por que la iglesia crece y nosotros con problemas por el crecimiento de la iglesia.
A veces oramos “Señor que la iglesia crezca” y eso está bien, pero hemos de ser conscientes de que el crecimiento traerá complicaciones y dolores de cabeza.
Pero Dios no nos deja solos, ya que nos da estrategias para que resolver los problemas, no hemos de huir de los problemas sino buscar a Dios para que nos de los planes y diseños de Dios para que los resolvamos.

2.- Primer problema: La murmuración. – Lo primero que causa problemas en la iglesia es la murmuración.
Murmurar es poner los pensamientos negativos en palabras que estorban la visión de los demás.
La iglesia no es perfecta, hay problemas, si tu aún no lo has visto yo te lo digo, pero el camino no es envenenar a otros con murmuración, sino orar, actuar para que eso se resuelva y si no funciona hablar con el pastor para poder solucionarlo.
Hay quienes dicen que quieren ser como la iglesia primitiva aludiendo a que era una iglesia perfecta, pero vemos que había problemas igual que los hay ahora, tal vez los siervos de Dios hemos de aprender a depender de Dios igual que lo hacían los apóstoles en aquel entonces.

3.- Caso de injusticia. – El ser humano busca que se aplique justicia y al ver que a unas personas se les trata de una manera y a otras de otra se produce una sensación de injustica que incomoda mucho.

4.- La iglesia se encargó de la atención de los necesitados. – La iglesia de Hechos tenía el mismo trabajo de la Ong, ayudar a los que lo estaban pasando mal.
Es verdad que en aquel entonces no había estado de bienestar, no había atención sanitaria gratuita, no había ayudas al desempleo, y por todo esto la iglesia tenía que hacer mucho más que en la actualidad en España, pero que bueno que la Ong Ahinco ayude a los necesitados, porque esto es también trabajo de la iglesia.

5.- Distribución de funciones (delegar). – Los apóstoles no paraban de predicar la palabra de Dios y ahora se presenta el problema de la distribución de comida.
“No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios para servir a las mesas” La traducción más amplia sería “No es apropiado que nosotros dejemos la palabra de Dios para servir a las mesas”, ya que la sobrecarga de trabajo no beneficia a nadie, ni a los apóstoles ni a los que son ayudados.
Por eso distribuyen el trabajo, delegan. Uno de los secretos del éxito es delegar.
Delegar es dejar que otros hagan cosas que tal vez a ti no te gusta al cien por cien.
Delegar es morir al orgullo y creer que Dios puede usar a otro mejor que a ti.

6.- “Buscad”. – Era un problema de desconfianza por tanto ellos tenían que buscar a aquellos que les dieran confianza.
Había la sensación de injusticia, los que lo estaban haciendo se pensaba que lo hacían mal, por tanto escoged vosotros a aquellos que pensáis que lo van a hacer bien.
El Espíritu Santo guio a los apóstoles a delegar también la elección de las personas.

7.- Características de los diáconos. –
a.- Buen testimonio. – Que nadie dude de ellos.
b.- Llenos del Espíritu Santo. – La llenura del Espíritu Santo hace que las cosas se hagan dirigidas por Dios con los dones y los frutos del Espíritu Santo.
c.- Llenos de Sabiduría. – Prudencia, discreción.
El buen corazón no es suficiente, hay que saber hacerlo de forma que no ofenda a otros ya que ese era el problema inicial.

8.- Trabajo principal Oración y Palabra. – A veces los pastores tenemos que hacer de todo, es necesario, pero la meta es ir soltando responsabilidades y dedicarse a la oración y a impartir la palabra.
El pastor edifica con la oración. – Actúa en el mundo espiritual y Dios realiza los cambios necesarios para que la iglesia prospere.
El pastor edifica con la Palabra. – Poniendo orden en las mentes confundidas de la gente y mostrando la verdad de Dios.
De esta manera Dios asegura el buen funcionamiento de la iglesia.
Yo cada día entiendo más esto y aproximadamente estoy en un 70% de dedicación a la oración y a la palabra, y un 30% a otras cosas.
La supervisión también forma parte del trabajo ministerial, Obispo “Epíscopos”, significa “mirar por encima”, supervisar, y los siervos de Dios tenemos que emplear ese 30 % de tiempo en la supervisión.
Así que el trabajo principal del pastor es Orar, predicar y supervisar.

9.- Imposición de manos y oración. – El trabajo de los diáconos es material, pero también es espiritual.
La imposición de manos es: Reconocimiento público, es oración ministerial por el diácono, es ordenación delante de Dios y de la iglesia.
Es importante que la gente entienda la sumisión a los pastores, pero también ha de entender la sumisión a la gente que los pastores ponen en responsabilidad.
Los diáconos son siervos de Dios y es importante que la iglesia se sujete a ellos. Si te piden que te sientes en un lugar, no pleitees ni des otras opciones, solo obedece y todo se hará mucho mejor.
El cristianismo tiene la característica de enseñar a la gente sumisión, porque la rebelión es la semilla de Satanás, y Dios quiere que quitemos la raíz diabólica de la rebelión en nuestras vidas.

10.- La actuación de los apóstoles provoca más crecimiento. – “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe” (V.7).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad