No endurezcáis vuestros corazones

 

 

“Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo” (Hebreos 3:7-11).

 

“Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. 10 Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi furor Que no entrarían en mi reposo” (Salmo 95:7-11).

 

 “Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidim; y no había agua para que el pueblo bebiese. 2 Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová? 3 Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados? 4 Entonces clamó Moisés a Jehová, diciendo: ¿Qué haré con este pueblo? De aquí a un poco me apedrearán. 5 Y Jehová dijo a Moisés: Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Israel; y toma también en tu mano tu vara con que golpeaste el río, y ve. 6 He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel. 7 Y llamó el nombre de aquel lugar Masah y Meriba, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no?” (Éxodo 17:1-7).

 

Estos tres pasajes hablan un mismo acontecimiento, la provocación del pueblo hebreo a Dios mismo.

Podemos aprender varias cosas:

 

1.- La Biblia se complementa a sí misma.

Hay pasajes que solo salen una vez y el entendimiento de ellos no es en base a ideas preconcebidas, sino a lo que la palabra de Dios dice de estos temas en otros sitios.

La Biblia interpreta a la Biblia.

“La suma de tu palabra es verdad” (Salmo 119:160).

Los versículos son como ladrillos que todos juntos y bien colocados forman el edificio completo de la palabra de Dios.

 

 

2.- Hay pasajes paralelos.

En la Biblia encontramos pasajes que hablan de un tema y luego hay otro pasaje que habla de los mismo, esto ocurre en varios lugares quizás el más significativo sean los evangelios. Hay cuatro versiones de la vida de Jesús.

Cuando esto ocurre es muy interesante ya que los pasajes se complementan entre sí.

Algunos dicen cosas de una manera y otros de otra y entre todos se forma la imagen correcta de lo que sucedió.

Es como si un accidente de tráfico lo ven cuatro personas diferentes: un médico, una persona histérica, un experto en coches y un policía.

 

3.- La Biblia está escrita por el Espíritu Santo.

El Espíritu santo es el autor de la Biblia.

“Por lo cual, como dice el Espíritu Santo” y nos escribe el salmo 95.

La Biblia es la palabra de Dios y fue escrita por hombres inspirados por Dios.

“Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (II Pedro 1:21).

Si quieres saber que quiere Dios para tu vida lee la Biblia, estúdiala, escudríñala y sabrás la voluntad de Dios para ti.

 

4.- Cuando el corazón está endurecido no se obedece a Dios.

¿Qué es un corazón endurecido? Es dejarse llevar por los deseos, voluntades o sentimientos en vez de por lo que Dios dice.

Un corazón endurecido no comprende las verdades bíblicas.

El corazón endurecido, al no obedecer a Dios, lleva a la persona al desierto en su vida.

“El Señor cumplirá su propósito en mí” (Salmo 138:8). El propósito de Dios para la vida que tiene el corazón endurecido se frustra y Dios se va a ver forzado a escoger a otra persona.

 

5.- Lugares del Antiguo Testamento.

En Génesis 17:7 se nos habla de “Meriba” y de “Masah” “Y llamó el nombre de aquel lugar Masah y Meriba, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no?”  y ninguno de estos dos lugares aparecen en el libro de Hebreos.

Pero esto es aparente ya que en realidad si está escrito en Hebreos ya que “Meriba” significa provocación y “Masah” significa tentación. “Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto” (V.8).

El escritor de Hebreos está más interesado en que entendamos lo que ocurrió que en el nombre geográfico que se dio a los lugares en los que ocurrió.

 

6.- Provocación.

La traducción de “Meriba” es provocación, pelea, rencilla, contienda.

Es decir, provocaron a Dios atacando al hombre que Dios había puesto.

Los israelitas atacaron a Moisés, se pelearon con Moisés y esto para Dios fue algo personal. Lo que hacían con Moisés era como si se lo hicieran a Él.

En vez de atacar al siervo de Dios oremos y apoyemos, entonces seremos de ayuda y no de tropiezo.

Todos los que tenemos pastores somos a veces golpeados por lo que los pastores dicen, ahí está el reto.

La opción está en: ataco a Dios y la lío, o busco a Dios, oro y colabora para que la obra de Dios avance.

Provocar a Dios es síntoma de mirar más lo tuyo que la obra de Dios, mirar mas tus intereses que el reino de Dios.

 

7.- Tentación.

Es interesante que no es Dios quien tienta, son los judíos los que tientan a Dios. “Donde me tentaron vuestros padres” (V.9).

Los judíos estuvieron 40 años dando vueltas por un desierto que se puede cruzar en pocos meses.

Sin embargo, debido a lo que hicieron, Dios prolongó su estancia por 40 años. (Solo a las faldas del monte Sinaí estuvieron 1 año). Para que ninguno de los que tentaron a Dios entraran en la tierra prometida.

Cuando no entendemos este principio Dios puede mandarte 40 años dando vueltas sin llegar a la meta.

Al principio parece bonito: “esto creo, esto pienso, tengo razón, etc.” Pero cuando llevas 40 años dando vueltas sin llegar a ningún lado, lo bonito acaba convirtiéndose en una pesadilla.

He conocido a gente que actuaron así y o están en el mundo, o se han llevado el resto de sus vidas yendo de iglesia en iglesia sin llegar a ningún sitio.

Triste, porque podrían haber sido muy útiles para Dios y su reino.

 

8.- Leamos los versículos 6-7 del Salmo.

“Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. 7 Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano” (Salmo 95:6-7).

El hijo de Dios ha de postrarse ante Dios y lo que Dios dice.

El hijo de Dios a de adorar a Dios.

El hijo de Dios ha de tener fe y creer que Él esta acompañándole y hacer todo lo que está en su mano para que Dios cumpla su propósito en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad